Cosmética

En Stibio optamos por una cosmética más respetuosa con nuestro cuerpo. Creemos en una filosofía lo más limpia posible de tóxicos. Si es verdad que personalmente opino que lo mejor es la elaboración propia de nuestros cosméticos, pero esto no siempre es posible. Por este motivo os ofrecemos una gama de cosméticos biológicos.

La piel nos protege de bacterias, virus, agresiones externas como el sol, el viento...Se podría decir que ha través de nuestra piel respiramos, comemos...etc

Podéis pensar que estas afirmaciones son un tanto exageradas, pero se tiene que tener presente que todo aquello que aplicamos en nuestra piel entra en nuestro organismo y por este motivo es importante la calidad del producto. Ya que a más cantidad de tóxicos, más trabajo le damos a nuestro cuerpo para eliminarlos.

Ya decía Paracelso que “Nada es veneno, todo es veneno: la diferencia está en la dosis”.

El punto importante es este “la dosis”. A través de la alimentación, el aire, el agua ya tenemos más dosis de sustancias que las que nuestro cuerpo puede procesar y eliminar convenientemente. Por esta razón la cosmética es una de esas  áreas de nuestra vida en la que podemos reducir la aportación de tóxicos a nuestro cuerpo.

Hay personas que sufren de Sensibilidad Química Múltiple y saben perfectamente de que hablo. Cuando estáis en este caso es más complicado y arriesgado usar cosmética. Dependiendo del grado de la afectación se puede pasar de mirar muy bien el contenido del cosmético, solo poder usar aceites vegetales de primera presión en frío biológicos o incluso no tolerar casi nada o nada.

La razón más importante por la que soy partidaria de realizar uno mismo su cosmética es por lo que cuesta encontrar cosmética respetuosa en este sentido. Hay una gran oferta de cosmética pero no hay tanta respetuosa, aunque sea apta para su uso legalmente.

Otra razón es que los cosméticos, para ser comercializados, necesitan conservantes porqué de otra manera el producto no aguantaría todo el proceso en óptimas condiciones. Pero intentar adquirir aquellos que tengan lo mínimo nocivo para vuestra salud y sellos que certifiquen su calidad.

Hablando de cosmética podéis observar que mandan nuestros sentidos a la hora de escoger un producto o repetir su consumo. Empezando por la vista cuando vemos la caja o envase que lo contiene. En segundo lugar olemos el aroma y luego su textura si nos es agradable al tacto o no.

Es todo un juego de seducción y están implicados procesos subconscientes.

Todos estos aspectos aplicados a una cosmética natural es cuando se complica el proceso, ya que para que os hagáis una idea: es mas difícil obtener una textura sedosa  en la piel, una vez aplicada la crema en cuestión, si la parte oleosa de la crema es un aceite vegetal  y no contiene siliconas.

Como este ejemplo, podemos encontrar unos cuantos más, que la la hora de escoger un producto haga que nos decantemos por los que no son tan recomendables para la salud.

Os animo a que, en este tema, no os dejéis embelesar por los sentidos y sí por el contenido del producto. Por una cosmética más limpia.

Cosmética

Active filters