bolas de helado

Esta expresión que todos hemos oído alguna vez “Somos aquello que comemos” la escribió Ludwig Feuerbach (Filósofo y Antropólogo alemán) en su escrito “Enseñanza de la alimentación” en el año 1850.

Esta expresión es un repetido recurso por todos aquellos que nos dedicamos a divulgar los beneficios de un estilo de vida natural, basado en alimentación consciente, limpia de tóxicos, relaciones personales nutritivas, cosmética natural y una larga lista de acciones incluidas en las Terapias Naturales.

Otra expresión muy utilizada es “Sea el alimento tu medicina, y la medicina tu alimento”, que en este caso su autor fue Hipócrates.

Podría nombrar unas cuantas más aunque no es preciso para lo que nos ocupa hoy, aquí y ahora. En este momento estoy en Valencia, hace un día nublado y realativamente frío a finales de Abril, escuchando a Sílvio Rodríguez frente al ordenador mientras escribo estas lineas.

Quiero que te plantees “¿De qué me alimento? en el amplio aspecto de esta pregunta.

En esta sociedad donde estamos bombardeados de información constante cada uno estamos en un punto diferente del camino. Veo personas que se centran en la alimentación, otras en el deporte así seguimos: en el reciclaje, en la parte espiritual, en hacer crecer las posesiones materiales, en la apariencia…

Estoy completamente convencida que la alimentación es un pilar importante y principal para nuestro bienestar físico/mental/espiritual, ya que todo aquel alimento que introducimos en nuestro cuerpo contiene los elementos con los que el organismo podrá realizar sus funciones.

A veces poder nutrirnos adecuadamente parece misión imposible por lo desvirtuados que están los alimentos, el aire y nuestro entorno. Aunque esta situación más que desmotivar nuestras acciones debe ser al revés.

¿Has pensado alguna vez que para nutrirte con decencia parece que debas hacer una cruzada de conocimientos que parece no acabar? Jajaja...yo si.

Bueno..¿ya te has planteado de qué te alimentas?

A través de todos nuestros sentidos y no sólo los físicos sino también los sensoriales energéticos, aun teniendo la sensación de separación del resto de seres vivos la verdad es que estamos continuamente en un ir y venir de información con todo aquello que nos rodea.

Desde mi entender nuestra alimentación va más allá de la comida que introducimos a nuestro sistema digestivo.

Comes a través de:

-La alimentación:

Comes productos biológicos, limpios de tóxicos, basados en vegetales , sin lácteos, sin gluten, sin harinas refinadas, sin azúcares refinados,sin grasas saturadas de origen animal o quizás estás en el otro lado de la balanza o por algún punto de la mitad del camino.

En el apasionante mundo de la nutrición como en tantas cosas “menos es más”, lo que quiero decir es que primero debemos tener presente que eliminamos de nuestra alimentación mas que lo que introducimos.

-La piel:

Es el órgano de nuestro cuerpo más grande en extensión y la capa física inmediata que nos pone en contacto con lo exterior.

La piel, sobretodo la del rostro, es lo primero que los demás ven de nosotros. Más allá de la apariencia, es la primera barrera de nuestro sistema inmunológico y de ello depende e gran parte la calidad de la microflora que nuestra piel contiene.

Hay una relación directa entre el estado de nuestra piel y la microflora de nuestro sistema digestivo por eta razón el punto anterior afecta directamente a nuestra piel pero también los cosméticos que utilizas es alimento para la piel y para ti porqué penetran al interior.

Hay otro alimento importante todo aquello que toca tu piel y la sensaciones que recibe tu sistema nervioso como pueden ser todas aquellas acciones que te producen placer por el tacto. Alimentate de placer porqué nutres a las emociones y a tu alma.

-Pensamientos:

La calidad de nuestros pensamientos es otro tema clave, ya se...no es tan sencillo, pero nada parece sencillo.

Hay toda una tendencia cultural aprendida consciente e insconcientemente durante siglos, con diferentes cargas emocionales según tu religión, género, clase social, país…

Observa que tipos de pensamientos conviven contigo, que discurso interno mantienes y si es escaso de optimismo, es peyorativo, te quita energía dale la vuelta, cambia el foco, porque donde pones el ojo pones la bala y esta bala es tu vida y bienestar.

-Emociones:

Las emociones pueden ser un enganche que va en tu contra. Las personas tenemos tendencias adictivas, me atrevo a decir, con todo. Entiéndeme, que nos podemos enganchar a cualquier cosa, cada uno tiene diferentes tendencias.

¿De qué emociones te alimentas? Amor, rabia, celos, compasión, lástima, envidia, autocompasión…

¿Sabes que tus emociones también dependen de la calidad de alimentos que ingieres?

Si cambias la calidad de tu alimentación cambiará la calidad de tus emociones y pensamientos, está todo conectado.

Las emociones también tienen un hilo conductor desde la calidad de tus pensamientos y el concepto que tienes de ti mismo. Y como olvidar de las relaciones sociales, con quien te relacionas, que tendencias tienen, comportamiento...Tus relaciones te nutren o te vacían?

-Las imágenes y el sonido:

¿De que te alimentas visualmente? ¿Tienes el espacio ordenado?,¿ hay armonía en lo que capta tu mirada cada día?, ¿te relaja, te gusta, te inspira?. La vista es otro sentido por el que nos alimentamos. Dentro de tus posibilidades no lo descuides.

El sonido tiene un gran poder. Es vibración y esta vibración afecta a todas nuestras células. Nutre a tus células de sonido que te llegue al alma. No te contamines acústicamente.

Cada sonido tiene su propia vibración así como nuestras palabras, aquello que decimos tiene un impacto directo en nosotros, en los demás, en el mundo.

Creo importante en practicar, lo que yo llamo la higiene de las palabras, en las dos direcciones: las que pronunciamos y las que recibimos.

Si estamos gran parte de nuestro tiempo con personas que nos desvalorizan, que unas de sus aficiones es la crítica constante como también escuchar mucho las noticias por cualquier tipo de canal.

Yo me pregunto porqué las noticias parecen sinónimo de acontecimientos desagradables, podrían empezar a contar más noticias esperanzadoras, positivas donde podamos ver el potencial humano para construir amor en el mundo.

Hace años que no escucho las noticias, ni leo periódicos y mi día a día no ha cambiado mucho, la verdad, me niego a alimentarme de todo esto.

Recuerda..menos es más. Elimina tóxicos y nutre todos los aspectos que puedas de tu vida. Recuerda que comes más cosas que alimentos y cambia tu “alimentación” si lo necesitas.

Nos vemos pronto. Ester